La difícil tarea de encontrar un(a) director(a) para el Instituto de Salud Pública

Desde finales del 2013 que el organismo se encuentra sin un director permanente que dure más de un año. Falta de un líder en un momento clave para la salud.

Fue en septiembre de 2013 cuando María Teresa Valenzuela, actual Vicedecana de Investigación de la Universidad de los Andes, terminó su labor como directora del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP). Desde entonces, ya se van a cumplir 8 años y su posición no ha encontrado reemplazo permanente. Es más, ninguna persona ha durado más de un año en el cargo; una de las posiciones más importantes en el contexto actual de pandemia.

La subrogancia, lo provisional y lo transitorio se ha transformado en una normalidad para el organismo en esta última década. De hecho, desde octubre de 2013 han existido 10 personas nombradas en distintas modalidades:

Esta institución cumple un labor principal en el engranaje de la “Salud” en Chile, “protegiendo la salud de la población”, a través del fortalecimiento del “control sanitario a través de la vigilancia, autorización, fiscalización, investigación y transferencia tecnológica”.

Esto quiere decir que es esta la institución que vela por nuestra seguridad, controlando y fiscalizando todos los productos que involucren la salud: Desde medicamentos y vacunas hasta dispositivos médicos y cosméticos; todo desde su producción, llegada al país y su proceso de bioequivalencia. Su nivel de éxito es tal, que es reconocido por su cumplimiento a los más altos estándares del mundo, siendo nombrada como una “Autoridad Reguladora de Referencia Regional IV” por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

De hecho, todas las vacunas relacionadas al Covid-19 que se están inoculando en el país tuvieron que pasar por esta institución antes de poder ser suministrada a los chilenos.

Una pandemia sin director en el ISP

Si había un momento para que los organismos de salud tuvieran todo el personal y las jefaturas establecidas fue este 2020. Uno podría decir que a veces puede existir la mala suerte, sin embargo, aquí no se trató de eso.

En agosto de 2019 se había logrado un hecho que, según fuentes internas del organismo, hacía falta hace años. Ese mes se nombró a la Química Farmacéutica María Soledad Velásquez como directora del ISP. Esto tras un largo proceso en el Sistema de Alta Dirección Pública (ADP). Sin embargo, tres meses después la Contraloría objetaría el nombramiento porque “no se ajusta a derecho” por “conflictos de intereses”.

Según la información pública de lobby, María Soledad Velásquez era una conocida lobbysta por laboratorios La Roche y Socofar, empresa detrás de farmacias Cruz Verde. En el sistema aparece en 32 reuniones entre 2015 y 2018, y en una representando al Colegio de Químicos Farmacéuticos, en donde fue dirigente. Entre los organismos donde Velásquez actuaba como lobbysta, aparece el ISP, además de la Subsecretaría de Salud Pública, Fonasa y la Cámara de Diputados.

De esta forma, su posición como el organismo que podía autorizar o denegar la entrada y venta de medicamentos en Chile fue puesta en duda. Primero por los propios funcionarios y luego por la misma Contraloría.

Así las cosas, al mes siguiente (diciembre de 2019) se expandía la noticia de un misterioso virus en China. Tres meses más tarde, en marzo de 2020, ya estábamos enfrentando la pandemia del Covid-19 y el organismo que vela por la seguridad de las mascarillas, el alcohol gel y todos los otros productos médicos necesarios para llevar adelante esta pandemia seguía con su subrogancia.

Revisa aquí todas las resoluciones de directores del ISP (1990 a 2020).

El liderazgo interno

María Mora, jefa del Departamento Biomédico Nacional y de Referencia del ISP, ha tenido que subrogar la dirección en los años 2018, 2019 y 2020 tras la salida de Velásquez. De la misma forma que Alex Figueroa estuvo como subrogante entre 2015 y 2019. Los funcionarios de profesión del ISP, cuyas jefaturas también pasaron por procesos similares, han mostrado que desde sus filas puede existir un liderazgo.

En estos 10 años han sido más los líderes que han nacido desde las mismas filas del ISP que los que llegan por el proceso de selección del Estado. Lo han hecho obteniendo los mayores estándares a nivel mundial, fiscalizando e impulsando políticas tan beneficiosas como los medicamentos bioequivalentes.

En agosto de 2020 se modificó la subrogancia nuevamente; el jefe de la Agencia Nacional de Medicamentos del ISP, Heriberto García, tomó la dirección. Perpetuando así el modo de funcionamiento que se hace justicia al dicho chileno: “Si algo se hace como provisional y transitorio, también es probable que se transforme en una solución permanente”.